Skip to Main Content

Quiénes Somos

Hold Home

Breve Reseña Histórica 

La Primera Iglesia Bautista de Río Piedras es la “Antioquía” puertorriqueña. Entre los bautistas, fue desde aquí que la obra del evangelio se extendió a otros lugares. El 23 de febrero de 1899 se inició oficialmente la obra de las Iglesias Bautistas Americanas en Puerto Rico con una predicación en la Alcaldía de Río Piedras. El 11 de julio de ese año se organizó formalmente la Primera Iglesia Bautista de Río Piedras bajo el pastorado del Rvdo. Hugh P. McCormick auspiciado por American Baptist Home Mission Society (ABHMS).  Desde 1899, la iglesia ha tenido doce pastores, otra docena de pastores asociados y muchos misioneros. Durante 45 años la Iglesia estuvo hábilmente dirigida por el Rev. Francisco F. Colón Brunet, cuya destacada labor en la comunidad de Río Piedras y en toda la isla continúa dando frutos. Bajo la pastorado del Rev. Cristino Díaz Montañez se desarrolló vivienda para ancianos y personas con diversidad funcional, una escuela para niveles preescolar y primaria, un estacionamiento para atender a la comunidad estudiantil, obrera y comercial de la zona, y se desarrollaron nuevos grupos de acción, tales como el “Club de Oro”, los Ujieres, los Grupos de Oración y la construcción del nuevo edificio de la iglesia (1977). En 2002, el Rev. Dr. Guillermo Otero-Hermann, llamó a la Rev. Aida Castillo para ocupar el puesto de Pastora Asociada. Durante su pastorado, la congregación afirmó su compromiso de servicio a través del “Ministerio de Acción Social Crecer” y el Ministerio de Niños “Rayitos de Esperanza” (hoy llamado “Rayitos”). Desde abril de 2012 el Rev. Pedro Hernández fue Pastor Interino por 14 meses. En abril de 2014, la iglesia nombró a la Rev. Laura I. Ayala Álvarez como Pastora General, la primera mujer en ocupar este cargo. Bajo su liderazgo, continuamos creciendo en disciplinas espirituales (es decir, estudio de la Biblia, oración y ayuno), así como en la obra de proclamar las buenas nuevas de salvación a toda criatura.  

Después del huracán María (2017) se ha afirmado y redefinido nuestro rol en medio de la comunidad de Río Piedras. Diecisiete mil (17,000) platos de comida servidos entre septiembre y diciembre de 2017, más de 15,000 galones de agua purificada distribuidos en 28 municipios, 354 techos construidos y 7 casas (2018-2019), 8 semanas de campamento de verano para 42 niños, niñas y jóvenes (2018), entre muchas otras oportunidades de servicio. Después de los terremotos de enero de 2020, servimos a iglesias en el suroeste de la Isla proporcionando alimentos de emergencia, filtros de agua, kits de higiene y más. A través de la pandemia, seguimos sirviendo, proporcionando comidas calientes para las personas sin hogar y la comunidad cercana, y alimentos de emergencia. Como los jóvenes y niños de la comunidad no podían acceder a las clases virtuales debido a la falta de equipos y acceso a internet, nuestro santuario ha sido desde octubre de 2020 el espacio donde vienen para acceder a sus clases. Gracias a donantes locales y estadounidenses se distribuyeron 85 tabletas. 

Así entramos en un nuevo tiempo para seguir adorando a nuestro Dios y sirviendo a la comunidad en su nombre y más allá, con mucho regocijo y entusiasmo, siempre bajo la guía del Espíritu Santo. Esta iglesia, que nació en el salón del Ayuntamiento Viejo de Río Piedras, que dio sus primeros pasos en el teatro municipal y en la Antigua “casa de la vacuna” de la calle Roble, construyó su primer templo en 1904 en la calle Brumbaugh donde permaneció hasta 1975 para dar cabida a un nuevo templo.  

Hoy, debido a los cambios fisiogeográficos, políticos, económicos, sociales y demográficos que han alterado el entorno de Río Piedras, la iglesia enfrenta nuevas oportunidades ministeriales. Seguimos activos en el ministerio, dando la bienvenida a nuestro prójimo, fuertes en nuestra fe y militantes en nuestro testimonio del amor y las buenas nuevas de Jesucristo. Completando 122 años de servicio ininterrumpido al Señor Jesucristo, la Primera Iglesia Bautista de Río Piedras sigue siendo, hoy más que nunca: "la iglesia en el corazón de la ciudad con la ciudad en el corazón". 

Back to Top